Las 5 claves fundamentales, que no trucos, para el éxito de tu web

Al igual que un buen plato se consigue con una buena receta, el éxito de una página web se puede atribuir a una serie de factores fundamentales que bien combinados, consiguen que un proyecto alcance el éxito esperado. Esto no significa que estos necesiten cumplirse a la perfección, pero sí tomados en cuenta y mejorados de manera continua. A continuación enumeraré las cuatro fundamentos sobre los que depende el éxito de un proyecto en internet.

Lo primero, un buen equipo de trabajo

Es muy posible que al principio muchos proyectos web descansen en sólo una o dos personas. Toca hacer de malabarista y a pesar de no ser una persona experta en algunas disciplinas, haya que encargarse de cuestiones técnicas, textos o fotografías. No obstante, llega un momento en el que hay que “profesionalizar” el trabajo y para eso es necesario escoger persona/s que lleven las operaciones del sitio web. Hago mención a esta parte en primer lugar, no por cualquier cosa, sino por el convencimiento de que es la clave para determinar si un proyecto tendrá éxito. Si empiezas sólo, deberás plantear que si quieres alcanzar mayores objetivos, necesitarás ayuda y formar un equipo (interno y/o externo).

El diseño es tu principal activo en la web

Cuando se habla de diseño algunas personas piensan sólo en colores y logos, pero el diseño va muchísimo más allá. El diseño es una disciplina esencial que transmite valores y ofrece un sentido estético a la comunicación. Puede que tu proyecto no requiera de tanto fundamento, pero cuanto más consideres el diseño en tu web, mejor dirigirás tus esfuerzos posteriores de comunicación y marketing.

En la parte práctica un diseño web se suele valorar por la calidad de sus recursos gráficos (fotografía, gráficos), por la tipografía y por una combinación acertada de color, espacio y contraste. Aunque existan tendencias, que van y vienen, los fundamentos de un buen diseño no suelen cambiar. Lo principal es darle fundamento al diseño y que encaje con la imagen que quieres transmitir. No es necesario añadir que toda la ayuda que puedas recibir en esta área es poca. Existe mucho talento en el mundo del diseño gráfico, la fotografía y la decoración que pueden ayudar muchísimo en tu proyecto.

El desempeño técnico de tu web importa y mucho

En el desempeño entran aspectos tales como la velocidad de carga, que tu web se indexe correctamente, que el alojamiento funcione bien y que los usuarios puedan ver tu sitio web desde cualquier dispositivo. También habría que añadir la usabilidad del sitio web, que está muy relacionada con el punto anterior de diseño. Todos estos factores suelen ser de mucha mejora continua y es complicado acertar a la primera. Requieren una adaptación continua a los cambios que se producen en las tecnologías y a los requerimientos de los dispositivos que se conectan a tu sitio web (móviles, robots de indexación, etc).

Lo habitual es que la mayoría de los esfuerzos se concentren en la parte de diseño y el desempeño técnico se aparque para etapas posteriores (eso en el mejor de los casos). Esto se explica porque las personas que pagan una web, por norma general entienden más la parte de diseño y marketing. La realidad es que todo afecta a la experiencia del usuario y muy en especial cuando deseamos que nuestros sitios web tengan más conversiones y atraigan más tráfico.

El marketing es la piedra angular de tu trabajo diario en la web

Los puntos anteriores corresponden en mayor o menor medida a estados iniciales de la creación de un sitio web. El diseño y el desempeño se preparan “desde cero” para ofrecer una base sólida de trabajo. Una vez conseguimos una web conforme a los requerimientos estéticos y funcionales, nos encontramos ante la necesidad de promocionarla. Es aquí donde se encuentra y marca la gran diferencia de muchos proyectos web: la capacidad de promocionar y vender a través de tu página web.

El marketing online es una disciplina especialmente vibrante y compleja. Son tantos los frentes a cubrir, que sólo una cuidadosa selección de herramientas, canales y técnicas nos salvará de un trabajo extenuante. Esta selección debe estar acorde a un estudio de nuestro público objetivo y a las mejores posibilidades que tenemos en la web. Por descontado, esto lleva mucho tiempo y hay que ser realista en nuestra capacidad para cubrir canales y medios. De nuevo, la selección de un equipo interno y/o externo de profesionales es fundamental para alcanzar resultados.

En este punto no me gustaría ser impreciso, así que enumeraré algunas posibilidades de trabajo diario en la web:

  • Creación de nuevos contenidos (textos, fotografías, vídeos, audios, etc) en nuestra página web a través de apartado de novedades, productos y servicios.
  • Creación de contenidos para nuestras redes sociales, escogiendo las más apropiadas en función de audiencia y público objetivo
  • Publicidad en buscadores y en redes sociales. (PPC/SEM)
  • Optimización de contenidos para buscadores y estrategias de creación de link-building (SEO)
  • Relaciones públicas (PR) del sitio web en otros espacios online y offline (notas de prensa, patrocinios, publicidad impresa).

En función del tipo de sitio web estos requerimientos pueden ser más o menos exigentes, pero si se trata de sitios web de comercio electrónico o que necesiten generar muchos contactos, se hacen completamente imprescindibles.

Sin inversión conseguir el éxito en internet es casi imposible

Aunque pueda parecer una obviedad, no me gustaría terminar sin recalcar la necesidad de contar con un presupuesto realista para llevar a cabo un proyecto en internet. Absolutamente nada es gratis y aunque muchas de las tareas descritas anteriormente puedan ser realizadas a nivel particular, siempre está el factor tiempo y coste de oportunidad. Actualmente la parte del pastel más grande de la inversión, se la lleva el marketing online. La actual saturación de contenidos y la progresiva necesidad de pagar en las principales redes sociales para tener un impacto, ha aumentado la “minuta” por destacar y captar clientes en la web.

Actualmente siguen existiendo muchísimas oportunidades para alcanzar el éxito con proyectos web. Si tuviera que escoger dos variables fundamentales para conseguirlo, destacaría sobretodo el equipo de trabajo y una realista inversión mínima. Las claves descritas en este artículo creo que se solucionan fundamentalmente con estas dos variables. En función del proyecto, implicaría más gente o más inversión, pero no cabe duda de que vas a necesitar las dos desde el principio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *