¿Cuánto cuesta una página web?

Una buena pregunta de complicada respuesta. Es como responder a ¿cuánto cuesta una casa? Aunque dependa de muchos factores, para poder responder con precisión es necesario ampliar la información. Por ejemplo, ¿cuánto cuesta una página web para un negocio que sólo quiera mostrar la información básica?. Esto es más preciso que lo anterior, pero todavía sería necesario continuar sabiendo más detalles. En la actualidad existen muchísimas alternativas para la creación de una página web que incluyen desde las gratuitas hasta las personalizadas al detalle. Por supuesto es fundamental conocer las diferencias y tener unas expectativas realistas de lo que conseguiremos.

En la actualidad ya no estás pagando a un diseñador web

¿Cómo? Pues así es. El trabajo de valor de una página web no está en lo que se entiende por diseño web,  ni tampoco en los costes de alojamiento. La prueba que es que existen servicios muy avanzados y gratuitos de diseño y alojamiento web como WordPress.com, con todo lo necesario para poder poner un sitio web en marcha. También hay servicios con posibilidades que por muy poco (incluso nada) te permiten crear tu propio sitio web con herramientas fáciles (Jimdo, Squarespace). Y para rematar servicios de publicación masiva como Medium, Tumblr o incluso las redes sociales. La tendencia es que, al mejorar la calidad de estos medios, los proyectos web sencillos sean reemplazados por soluciones predefinidas o gestionadas por terceros. Hay que tener muy en cuenta que muchas de estas soluciones pueden dejarte “encerrado” en su plataforma, pues no permiten exportar el contenido o la estructura.

Servicio de publicación web Squarespace

Servicios como Squarespace permiten publicar fácilmente sitios web con aspecto profesional a un precio muy asequible

La mayor parte del presupuesto de una página web debe dedicarse a la adaptación de una estrategia concreta y definida

Todo esto implica que el trabajo de valor en el mundo del diseño web esté en saber como afrontar un proyecto digital según las necesidades de cada cliente. Por supuesto las habilidades técnicas son necesarias (y en esto la exigencia es cada vez mayor), pero lo que deberías buscar al contratar un diseño web es el trabajo de personalización orientado a conseguir el mejor resultado.

En cuanto al precio en los alojamientos web, las tarifas son muy reducidas. Para una instalación habitual de WordPress y un dominio no llegan a los 100€ anuales en alojamientos compartidos. Es por ello que la mayor parte del presupuesto de una página web debe dedicarse a la adaptación de una estrategia concreta y definida. Esto es lo que aportará más valor y a esto es lo que debería centrarse la inversión.

Las plantillas hacen un trabajo, pero no solucionan gran cosa

La popularidad de programas como WordPress, Drupal o Joomla o Prestashop ha crecido entre otras cosas, gracias a su capacidad de separar presentación de funcionalidad. Gracias a los “temas”, o plantillas personalizadas listas para funcionar, cualquier persona con ganas y tiempo, se ve capaz de personalizar un tema y adaptar el diseño a las particularidades de cada caso (logo, colores, tipo de letras, fotografías, etc). Aunque los resultados son muy diversos, en muchos casos es indudable que se consigue el objetivo principal: colgar en la web algo. Por si fuera poco existen cientos de temas gratuitos, listos para su uso.

En la mayoría de los casos las ofertas de bajos precios en diseño web suelen estar encaminadas a la adaptación de temas comerciales. El objetivo es tratar de adaptar el contenido al diseño predefinido con las opciones disponibles y en el menor tiempo posible. Esto produce que una gran cantidad de sitios webs sean idénticos, casi clones, y no tengan en cuenta los objetivos específicos de cada sitio web. Se convierten en sitios vistosos, pero poco “usables”. También se intenta en ocasiones, adaptar funcionalidades muy específicas para adaptarlas a un contenido distinto. Por ejemplo adaptar testimonios, citas o reseñas con otra finalidad.

El precio de una página personalizada se paga sólo y suele siempre dar resultados

Teniendo presente todas estas opciones cabe preguntarse ¿merece la pena personalizar un sitio web a medida? En una gran mayoría de los casos la respuesta es un rotundo sí. Los motivos fundamentales que justifican un trabajo a medida son:

  • Adaptación precisa del contenido a tu audiencia objetivo. La saturación de la web y lo complicado para atraer la atención de la audiencia implica contar con una página optimizada para el público objetivo.
  • Disponer del código justo y necesario. Esto evita páginas sobrecargadas de funcionalidades inncesarias y que sólo ayudan a que la carga de la web sea lenta. Una página mejor optimizada siempre será más rápida y por tanto estará mejor considerada por los buscadores y por los usuarios.
  • Es más fácil de mantener y de actualizar: Una página web a medida garantiza que las mejoras sean más fáciles y que sea más fácil integrarlas. Asimismo el sitio web es más “escalable”, ayudando a que, en ausencia de código heredado y/o incontrolado el crecimiento del sitio web no sea caótico.
  • Tienen mejor desempeño y por tanto suelen ser más rentables: Una página web a medida suele conseguir mejores resultados en visitas, páginas vistas y tasas de rebote. Esto se traduce en resultados positivos para los objetivos de la actividad o el negocio. Sólo este motivo justifica invertir un poco más en una web personalizada.
  • Es posible introducir soluciones para tu negocio: No sólo es presentación, la web también puede ser funcionalidad, como por ejemplo espacios privados para clientes, foros o creación de herramientas de comunicación con los clientes.

Calcular el precio de una página web personalizada y funcional

Sin entrar en las opciones gratuitas mencionadas anteriormente y centrando el presupuesto en un construir una página personalizada y adaptada a los requerimientos específicos, es muy poco probable que para un mínimo trabajo de calidad, el precio se sitúe por debajo de los 800€ acercándose con facilidad a los 1000€ de base. Cantidades a partir de los 1000€ hasta los 3000€ son más realistas para un proyecto de calidad. Consulta aquí mis tarifas de diseño y desarrollo de páginas web.

Hay que desconfiar de los precios por debajo de esa cifra porque implican “gato encerrado” y se trata de soluciones poco personales. La construcción de un sitio web moderno implica muchos detalles que incluso la adaptación de un simple plantilla requiere solucionar. Como mínimo es necesario invertir unas 40 horas en un proyecto sencillo y eso sin tener en cuenta la producción de multimedia o textos (sólo esto es capaz de llevar muchas horas).

En definitiva, si tienes un proyecto serio es absolutamente recomendable invertir en tu sitio web con soluciones personalizadas y adaptadas a tu necesidad. Y uso bien la palabra invertir porque la web es ahora mismo en muchos casos la mejor inversión. Como se suele decir “la web nunca duerme” y además de ser la imagen de tu negocio, está siempre disponible. Sin duda, olvidarás pronto el precio una vez que la web trabaje para tu negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *