Lo que me gustaría haber sabido hace un año, al empezar el podcast República Web

Esta semana he cumplido un año tras el micrófono del podcast República Web. Creo que a estas alturas es buen momento para hacer balance de lo que ha sido este año. Empezar el proyecto fue un mezcla de reto personal y profesional. Como oyente empedernido de podcasts me hacía mucha ilusión poder participar con uno propio, donde compartir mis intereses y opiniones acerca de todo lo que experimento en internet. Al mismo tiempo tener un podcast es una buena forma de exponerte profesionalmente, aunque debo reconocer que la motivación siempre ha sido más personal que profesional. Si eres oyente de podcast también, seguro que entiendes esa sensación.

Producir un podcast te ayuda a muchas cosas

Hacer un podcast es una oportunidad excelente para enriquecerte en facetas tan importantes como la comunicación y la expresión oral. Es sorprendente lo malos que solemos ser en nuestra expresión oral, en relación con nuestra propia percepción. Creemos que nos expresamos mejor de lo que lo realmente lo hacemos y eso se hace evidente desde el primer episodio. Como con otras facetas de la vida, aprendes a valorar el trabajo de los demás una vez que compruebas por ti mismo, lo que cuesta hacerlo. Por mi parte, creo que he mejorado. Quizás no todo lo que yo quisiera, pero por ahora puedo estar moderadamente satisfecho, aunque no del todo. Como se suele decir, una cosa es saber algo y otra saber explicarlo. Esto también se aplica muy bien al podcast. Saber algo por encima con tus palabras no es suficiente para transmitirlo de manera eficaz. Por eso, el podcast, como enseñar, es también aprender dos veces.

Por mucho que leas acerca de las experiencias de los demás y lo cerca que sientas que estás, nunca es como vivirlo a tu manera.

Por mucho que leas acerca de las experiencias de los demás y lo cerca que sientas que estás, nunca es como vivirlo a tu manera. Así que pienso en todo lo que hubiera podido hacer mejor o cambiar hacer un año al empezar el podcast y me vienen ideas que me gustaría compartir. Pienso en las semanas precedentes a empezar con mi primer episodio, y en las confidencias que me hubiera gustado escuchar de mi yo futuro. No por ahorrarme trabajo o disgustos, que eso tienes que estar dispuesto a tenerlos, sino más bien para darme un baño de realidad. Puede pasar que entremos a esto del podcast con ideas equivocadas o expectativas erróneas. Opino que he tenido tiempo en un año, que se miden en 58 episodios de acumular alguna experiencia digna de ser escuchada. Ahí van.

Más allá del sonido, sé exigente con la calidad que ofreces en todo lo relacionado con tu podcast

Por supuesto que hay que ofrecer buena calidad de audio y eso no tiene vuelta de hoja. Pero la imagen que ofrece tu programa es decisiva para que la gente decida seguirte o escucharte. Escoge una imagen adecuada para la portada de tu podcast, con letras grandes que se lean en un logo pequeño (la mayoría de situaciones de un podcast). Opta por la sencillez en el diseño y en los colores. Vivimos en un mundo acostumbrado a juzgar por la imagen y esto no es diferente para un podcast. Como se ve en la imagen, yo empecé con unos colores y unas letras, que sin estar mal, no reflejaban mucho. Con el nuevo logo, se identifica el programa mejor.

Logos del podcast República Web

Tómate muy en serio las descripciones de los episodios, evitando la vaguedad en las mismas. Es increíble la cantidad de podcast que no se toman el tiempo necesario para describir correctamente el contenido del episodio. Créeme si te digo que eso le fastidia bastante al oyente. Sé consistente en la forma de comunicar, respetando al máximo una estructura. Si has empezado con una nomenclatura (episodio X, almohadilla, etc), no la cambies de manera caprichosa. Es cuestión de acostumbrar al oyente a tu programa. No se lo pongas difícil o no le dará al “play”. Yo empecé con una imagen que me duró varios episodios (imagen superior), hasta que comprendí que eso no funcionaba y que no estaba dando la imagen adecuada. Una vez que la encuentras, déjala y concéntrate en el contenido.

Para empezar tu podcast casi toda la discusión de micrófonos y técnicas de grabación te será innecesaria.

Con respecto a la calidad de sonido, no te vuelvas loco. Lo importante es tener la suficiente calidad para que la gente encuentre cómodo escuchar tu programa. Casi toda la discusión de micrófonos y técnicas de grabación te será innecesaria. Prefiere siempre un buen contenido a una buenísima interfaz de sonido. Yo empecé con una grabadora Tascam y sin micrófono externo. Compré una mesa de mezclas, probé y decidí volver a la Tascam pero con un sencillo micrófono (o dos para hacer entrevistas). No necesito más, aunque soy consciente de que hay mucho margen de mejora, que hoy en día tampoco veo necesario. Prefiero dedicarle tiempo a investigar y a preparar los temas de los que lo hablo.

Grabadora Tascam DR-40

En esta línea otro aspecto fundamental es la elección de títulos acertados. Un buen titular es la diferencia básica entre que un oyente se decida a probar con tu podcast, a que pase de largo. Quizás cuando tengas muchos oyentes puedas hacer títulos extraños (no sé me ocurre el motivo), pero es indudable que un buen titular es necesario para captar la atención de la audiencia.

No tengas miedo a experimentar hasta que encuentres tu formato preferido

Es posible que el formato de programa que te interesa sea el de entrevistas. De hecho hay muchos programas así. Quizás pienses que necesitas hacerlo en compañía. O que el formato es mejor hacerlo en directo. La cuestión es que tendrás que experimentar un poco hasta encontrar el formato en el que te encuentras mejor. Prueba con varios formatos y juzga por ti mismo. Como norma general hacer un podcast solo es más fácil de organizar pero más complicado de producir. Pocas personas tienen la habilidad de despachar sin pausas y de hilar argumentos ellos solos.

Prueba con varios formatos de podcast y juzga por ti mismo el que mejor te funciona

El formato conversación, con un mínimo guión es el más productivo con diferencia. Las entrevistas, para hacerlas bien, necesitas una mínima preparación para no aburrir al entrevistado y de paso a los oyentes. En mi caso hace tiempo que el formato editorial me resulta más cómodo de preparar y producir. Busco un tema que me interesa y lo desarrollo, tratando de no ser demasiado previsible.

Encuentra un tema y trata de ser siempre original o diferente en tu propuesta

En el mundo del podcasting todavía hay mucho margen de programas originales, pero habrá que reconocer que en muchas categorías la oferta es abultada. Ya es complicado conseguir oyentes, como para encima despistar a la potencial audiencia. Intenta que tu programa encaje con una temática muy precisa y si no es posible trata de que tus programas sean diferentes en algo. En duración, en invitados, en profundidad o en lo que sea. La cuestión es facilitar el descubrimiento por factores que sean originales y nuevos. Sí, ya sé que decirlo es más fácil que hacerlo.

Facilita el descubrimiento de tu podcast por factores como la originalidad y la frescura

Cuando empecé mi podcast pensaba en temas más técnicos, pero pronto me di cuenta de que la audiencia sería muy reducida. Así que abrí el foco hacia temas más generales y que interesaban a más gente. Es una situación que experimenté con el episodio ¿De qué vive WhatsApp?, que sigue siendo el más escuchado del podcast con diferencia.

Afronta con el podcasting sigue siendo minoritario

La importancia de tener un mentalidad muy “comercial” es que la audiencia potencial es la que hay y no se va agregando mucha más. Por supuesto el español nos facilita llegar a más personas, pero con todo no esperes grandes números. Por mucho que te digan o escuches, el podcasting tiene números modestos en relación al vídeo y la oferta está tomada por muchos programas que están antes que tú. El oyente tiene mucho donde elegir y si está acostumbrado a un programa necesita buenos motivos para escuchar el tuyo. A favor del podcasting es que los oyentes suelen ser más participativos y fieles. Buscan programas nuevos de manera continua y con suerte algunos comparten tu contenido.

No cometas el error de ver a otros podcasters como competidores

Si te gusta un episodio de otro podcast, no dudes en compartirlo o comentarlo. No tengas el pensamiento erróneo de que eso es malo, porque le quita valor al tuyo. Ofrecer difusión de otros podcasts es una forma magnífica de promocionar el tuyo. Desde hace un tiempo siempre que puedo intento en el programa acabar con alguna recomendación de otro podcast. Se trata por lo general de personas con idénticas inquietudes que las tuyas y no te imaginas la alegría que da que alguien recomiendo tu programa. Eso es impagable. El crecimiento del podcasting debe proceder en primera instancia de la propia comunidad de podcasters.

Sé organizado con los archivos de tus programas

Con independencia de que subas tus episodios a la plataforma que hayas escogido (o que tu mismo los alojes con tus medios), es importante mantener un histórico de los episodios que produces bien organizado en tu computadora o en un Dropbox. Si tuviera que empezar de cero otra vez, imagino que alojaría yo mismo el podcast (en un Dropbox) y lo distribuiría a voluntad. Cuanto más controles el alojamiento mejor, aunque reconozco que los servicios están mejorando. Yo alojo en iVoox porque es práctico, pero sospecho que la bajada de calidad es un motivo adicional para el ninguneo de iTunes. Tener visibilidad en la plataforma de Apple es muy importante para ganar visibilidad.

Considera invertir en promoción y en visibilidad

iVoox ahora mismo dispone de una considerable bolsa de oyentes a nivel internacional. Considero que por unos pocos euros al mes puedes promocionar tu programa entre los oyentes. Hecho de manera puntual puede ser una buena ayuda a que tu programa genere la tan necesaria visibilidad. No promociones un podcast sino tienes la imagen y la estructura del podcast bien cuidada. Tirarás el dinero. Con respecto a la presencia en redes sociales, es tan necesaria como inevitable. Un cosa que no hago mucho y que considero importante es interactuar también desde esa cuenta.

No promociones un podcast sino tienes la imagen y la estructura del podcast bien cuidada. Tirarás el dinero.

Por supuesto, eso es tiempo y la mayoría no andamos escasos. Yo por mi labor profesional de desarrollo web tengo cubierta la página del podcast y debo recomendar tener una, porque poco a poco, es una fuente interesante de tráfico web. Cada visita cuenta. Pero para eso deberás mantener actualizada la página web y ofrecer información valiosa (enlaces, texto, imágenes, clips de vídeo, etc). En este apartado se incluye que tengas presencia en las principales redes de contenido de audio y que tengas el proceso lo más automatizado posible (que se encargue el feed del podcast).

Sitio web del podcast República Web

Hacer un podcast es mucho trabajo pero tiene recompensas, así que sé paciente

Producir un podcast es un trabajo que al principio te genera ilusión, pero luego es fácil sentirse desanimado. Empezar es complicado porque las cifras tardan en llegar. Es cuestión de creer en lo que haces y poner lo mejor que puedas en el proyecto. Por esta razón es importante escoger temáticas que nos interesen más allá de un interés meramente profesional. Siempre se dice que la pasión es lo más importante y coincido con esa apreciación. Recuerdo que al empezar el número de oyentes era mínimo, pero un buen día te recomiendan en un episodio y se engancha más gente. Poco a poco vas ampliando, aunque hay que ser muy paciente y reconozco que cuesta. Es por ello que un podcast suele ser una aventura que es mejor hacerla en compañía.

Siempre se dice que la pasión es lo más importante y coincido con esa apreciación.

El futuro de mi podcast República Web

Mi intención en este segundo año es consolidar el modesto crecimiento del programa. Hace tiempo que consideré la opción de incorporar más gente al proyecto y sigo muy dispuesto a hacerlo. Seguramente los temas se orienten más hacia la libertad y la privacidad en internet, porque es un tema que me atrae mucho y no está lo suficientemente tocado en otros medios. También me interesa mucho todo lo relacionado con las implicaciones de la tecnología de internet sobre los aspectos más cotidianos de nuestras vidas. Creo que internet todavía tiene mucho que ofrecer para ser discutido en un podcast.

Quiero aprovechar expresar mi gratitud a todas las personas que han mostrado su simpatía hacía el contenido del podcast, valorándolo con un me gusta o comentando los episodios. Esos gestos son de una ayuda inestimable para continuar con el proyecto que inicié hace un año. Con oyentes tan generosos el podcasting tiene un futuro sólido y está a la espera de que tomes la iniciativa con tu propio programa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *