¿Qué se entiende por el mantenimiento de un sitio web?

Es posible que para muchas personas el concepto de mantenimiento de un sitio web tenga mala prensa. ¿Pagar por mantener algo inmaterial que se supone acabado? En apariencia no tiene mucho sentido y todavía más, si hemos tenido en el pasado una mala experiencia con facturas abultadas por este concepto. Durante algún tiempo algunas empresas camuflaban en el mantenimiento simplemente el coste de mantener un dominio y un hosting, más un extra que podía supone un buen pellizco a final de año. ¿De verdad hay que pagar por mantener un sitio web?.

Necesidades de mantenimiento técnico de una página web

Hay que diferenciar entre dos tipos de mantenimiento: el técnico y el de contenidos. Aquí sólo se tratará el técnico y que se deriva de una actualización del software a nuevas necesidades y requerimientos (seguridad, adaptación, etc). La actualización de los contenidos de una página web es una tarea que requiere continua atención y puede ser realizado por cualquier persona, sin necesidad de un perfil técnico.

Un software como WordPress recibe al menos una actualización cada 2-3 meses, y muchas de ellas están catalogadas como importantes, ya que corrigen vulnerabilidades críticas de seguridad.

La principal necesidad de mantener un sitio web viene por seguridad y actualización del software. Actualmente la inmensa mayoría de páginas web dependen de un gestor de contenidos (WordPress, Drupal, Joomla, etc) que están continuamente recibiendo actualizaciones de seguridad y mejoras. Además no sólo el núcleo de estos programas requieren actualizaciones. También complementos (plugins) muy utilizados por estos programas y que desempeñan funciones críticas en el sitio web necesitan atención. Es posible que nuestra web deje de funcionar por código obsoleto procedente de estos complementos. Un software como WordPress recibe al menos una actualización cada 2-3 meses, y muchas de ellas están catalogadas como importantes, ya que corrigen vulnerabilidades críticas de seguridad. Esto implica que como mínimo una revisión quincenal de nuestro sitio web será necesaria para garantizar que nuestro software está actualizado.

Costes inherentes al mantenimiento de una web

Toda web requiere un mínimo de dominio y alojamiento. Para un sitio web estándar, al año estos precios oscilan entre los 60€ hasta las 175€ para alojamientos más completos. Esto significa que, euros arriba o abajo, los costes fijos básicos de una página web propia alojada con nuestro dominio están en esos precios. A esto es muy aconsejable dedicar una cantidad anual destinada sólo a mantener actualizado correctamente el software de nuestra web y que no se producen incompatibilidades o errores en el código.

Es muy aconsejable dedicar una cantidad anual destinada sólo a mantener actualizado correctamente el software de nuestra web

Por ello habría que añadir en un plan realista de mantenimiento de páginas web, un importe similar al anterior de dominio y hosting. Esto es, si una empresa o profesional me lleva todo lo relacionado con mi página web, multiplicar como mínimo por dos de los que nos cobra por gestionar dominio y hosting es lo mínimo que se puede esperar.

Inconvenientes y peligros de no mantener actualizada tu página web

El peligro fundamental está en los riesgos de seguridad que comporta no actualizar. Alguien que desee penetrar sin autorización en tu página web aprovechará que tu sitio web tiene vulnerabilidades conocidas en el software instalado en tu web. Otro inconveniente importante es que las actualizaciones suelen ser incrementales. Si dejas pasar mucho tiempo entre actualizaciones, perderás el hilo de los cambios y será prácticamente imposible actualizar tu sitio web sin realizar un cambios importantes. Es mejor ir adaptándose poco a poco a los continuos cambios que dejar un software “parado” y en vía muerta.

Dejar en vía muerta un plugin de WordPress puede hacer que tu web sea cada vez más difícil de poner al día, multiplicando el coste de mantenimiento

Un ejemplo muy común de esto, como indicaba anteriormente, son los plugins de WordPress. Por ejemplo Woocommerce realiza actualizaciones periódicas de su código, dejando atrás funciones que tu tema, o quizás otros plugins pueda utilizar para el desempeño básico de tu proceso de venta online. Dejar sin actualizar este software y no hacer nada, sólo hará que cuando otros componentes lo hagan y hagan imprescindible la actualización de Woocommerce, tu web salte por los aires.

Recomendaciones de mantenimiento del sitio web

  • Dedica un tiempo cada cierta frecuencia a revisar la web: Este puede ser semanal o quincenal y tiene por objetivo comprobar los cambios que se requieren y si existen actualizaciones.
  • Prueba los cambios en una instalación local o de pruebas: Una práctica muy común es contar con un web en local o en un espacio de desarrollo (staging). Esto nos sirve de banco de pruebas para los cambios y nos permite aislar el sitio web de problemas que se produzcan en las actualizaciones.
  • Reserva una partida del presupuesto de la web a contemplar estas tareas. Evita perder de vista al desarrollador web y si vas a llevar directamente la web, pide formación y una documentación mínima acerca del funcionamiento.
  • Ante la duda, busca información en foros y otros sitios. Aunque sea necesaria la actualización no está de más, que busques información y te documentes de posibles inconvenientes o errores en los cambios. A veces, compensa esperar un poco a que los cambios se realicen en muchas máquinas y así poder recopilar información de otros usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *