¡Es la economía de la atención, estúpido! | Episodio 34

Hace poco la revista Wired publicó un interesante artículo con el mismo título de este episodio. En este artículo se explica la victoria de Trump como un signo de los tiempos. Unos tiempos donde se compite esencialmente, nos guste o no, por la atención de las personas, tanto sean consumidores o votantes. Vivimos en un mundo donde nuestra atención está desbordada en nuestros móviles y en aplicaciones con desplazamientos infinitos y personalizados.

En la economía de la atención lo que cuenta es una especie de círculo vicioso donde lo importante es lo llamativo, la novedad o lo excéntrico. Así la campaña de Trump se ha aprovechado de atraer la atención de los votantes, sin importar la profundidad o la veracidad de lo publicado. Muchas personas han llegado a atribuirle a Facebook una influencia decisiva en la victoria de Trump, permitiendo que falsas historias corrieran como la pólvora dentro de Facebook.

Lo que importa es conseguir la atención

Puesto que la información es posible producirla en poco tiempo y con escasos recursos, se ha convertido en algo irrelevante. Lo que de verdad es relevante es lo que realmente es escaso y eso es ni más ni menos que la atención para consumir la información. Hoy los medios compiten de manera salvaje por la atención de la audiencia. El modelo es bastante simple, capturar la atención para después monetizarla. Y todo esto tiene consecuencias drásticas sobre el trabajo de cualquier persona que comunica o desarrolla en la web.

Desintoxicarse de internet

Están surgiendo movimientos y organizaciones que reclaman una desintoxicación de la internet. Tal es el caso por ejemplo de Digital Detox, un movimiento que según dicen su objetivo es desconectar para reconectar. Digital Detox organiza por ejemplo, retiros digitales. Estancias de unos días donde dejas el móvil y la conexión a internet, a cambio de vivir experiencias pausadas y auténticas. Aunque para muchas personas esto suene radical, es indudable que el problema existe y que es cada vez más preocupante.

Hay bastante más psicología en el software de lo que uno podría pensar en un primer momento. La gratificación instantánea que produce las aplicaciones está muy estudiada y se sabe explotar muy bien. El objetivo es sobretodo es aumentar al máximo el “screen-time”, esto es el tiempo que pasamos delante de la pantalla usando la aplicación.

Uno de los gurús de la creación de aplicaciones que enganchen a sus usuarios es Nir Eyal, autor del superventas Enganchado, como construir productos que formen hábitos. En su libro se propone un modelo de gancho con 4 etapas para crear un producto o servicio que enganche.

No todo el mundo en Silicon Valley sigue los mandamientos de los gurús de la atención. Tristan Harris es el cofundador de Time Well Spent, un grupo en defensa de la integridad el diseño de software. Su organización trata de persuadir a la industria tecnológica para que apoye un diseño que facilite una separación sana de los dispositivos. Opina Tristan Harris que hemos perdido el control de nuestra relación con la tecnología porque la tecnología se ha hecho mejor en la forma en la que nos controla.

Las continuas distracciones hacen mella en nuestra productividad. Sentarse delante del ordenador a hacer algo productivo se convierte cada vez más en una tarea difícil. Por eso, cada vez son más populares las aplicaciones que bloquean las distracciones. Programas como FocusMe, Little Snitch o SelfControl permiten bloquear aplicaciones y sitios web que chupan nuestra atención.

Enlaces de interés

logo podcast república web

República Web es un podcast dirigido a todas las personas que se ganan o se quieren ganar la vida con la web. En el programa se trata todo lo relacionado con tener una presencia digital en la web y ayuda a comprender los cambios que se producen debido a internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *