Motivos para desconfiar de las buenas prácticas en tu marketing digital

/ Blog

En esto de lo digital y los negocios, es bastante común andar a la caza de buenas prácticas y casos de éxito. Copiar es saludable y además suele salir barato. Lo cuento porque de vez en cuando, por petición de algún cliente, tengo que leer o revisar ofertas de profesionales. Y yo que disfruto cuando me entero de algo innovador, a menudo me encuentro que muchos insisten en seguir el manual de instrucciones de las «buenas prácticas digitales». Y siendo buenas ¿por qué creo que habría que desconfiar de ellas?. A continuación explico los motivos.

Tira cómica de hombre hablando de las buenas prácticas

Motivo 1: Puede que esas buenas prácticas ya estén desfasadas.

Te daré un ejemplo con el caso de un blog corporativo. Tener uno en tu página web es muy interesante, por multitud de razones que no voy a repetir aquí. ¿Debes tener un blog en tu sitio web? Aunque suele ser bueno, no siempre debes y me explico. Hace 5 o 10 años era un gran consejo. Había mucho margen para ganar posición en buscadores y la competencia era modesta. Hoy existen muchas maneras de llegar a un público muy diferente (redes sociales, vídeo, podcast), los buscadores son más astutos, y por último suele haber una competencia dura haciendo exactamente lo mismo.

Las buenas prácticas se basan en cosas que han probado su eficacia en un momento determinado, pero esto no garantiza que no cambie.

No hace mucho estaba viendo un vídeo de una presentación relacionada con la gestión editorial de un proyecto web. El ponente presentaba un proyecto editorial basado en una revista online. Esto es, artículos al más puro estilo blog. En la ronda de preguntas me pareció muy acertada la observación que hizo un asistente, en relación a los formatos multimedia, ya que no veía por ejemplo los habituales vídeos. El ponente explicó que no los había porque no se veía a la altura de producir algo realmente de calidad. Su respeto por los profesionales del vídeo es muy digno, pero quizás algo difícil de justificar. También opino que hoy en día es necesario ser innovador en los formatos para poder llegar a un público algo apático con los textos.

Motivo 2: Igual no se adaptan a tu negocio o actividad.

Más allá de lo que supone crear contenido en internet, deberíamos preocuparnos por comprender muy bien el terreno que pisamos. Comprender la competencia y las motivaciones de los clientes, sigue siendo tan importante ahora como antes. Me parece muy llamativo como muchas personas que se dedican al online intentan aplicar las mismas recetas en todos los casos que encuentran. La dura realidad es que, a falta de encontrar algo muy novedoso, muchos negocios o actividades tienen una competencia muy alta en precios, condiciones o stock. Otra cuestión que veo mucho es la idea de que hay una audiencia cautiva ahí fuera esperando o buscando tu contenido. Muy a menudo, lamentablemente no es así.

Creo que lo más importante está en ofrecer también originalidad y diferenciación.

Motivo 3: Tienden a limitar tu campo de visión o tu creatividad.

Siguiendo con el punto anterior, a veces las buenas prácticas deberían ser solo una primera idea. Como comentaba antes si tienes un buen conocimiento del mercado o de los clientes, puedes tratar de crear tendencia o novedades. Creo que lo más importante está en ofrecer también originalidad y diferenciación. Sé que esto es más fácil de decir que de hacer, pero es mejor hacer algo propio y diferente, que reproducir lo mismo que otros tienen.

Motivo 4: No tienen en cuenta todos tus recursos, aspectos técnicos o plazos.

Todo lo que hagas debería estar basado en tus posibilidades y recursos. Muchos negocios parten de una apreciación muy optimista de sus recursos. El trabajo digital requiere tiempo y esfuerzo. Por supuesto también equipo humano detrás (a menudo dentro y fuera). Me sorprende como muchos profesionales del medio internet, no cuentan con esto en sus propuestas. La realidad es que no todas las empresas o proyectos pueden dedicar muchos recursos al ámbito digital. Así que hay que adaptar tu trabajo a tus posibilidades reales, estableciendo objetivos asumibles y que dentro de lo posible, sean realizables desde dentro con recursos propios.

En el caso de que tengas un buen conocimiento del mercado o de los clientes deberías probar formatos alrededor de tu actividad digital

Motivo 5: No hay nada como equivocarse, porque significa que estás en la acción.

Como conclusión también es una buena práctica probar formatos y aventurarse con nuevos medios. Esto además nos permite obtener resultados y hacer las pruebas que nos orienten hacia lo que mejor nos funciona. Precisamente es esta experiencia lo que nos permite hacer esas buenas prácticas y que lleguen a los demás. Así que equivocarse y lanzarse a innovar es el primer mandamiento a la hora de crear contenidos en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *